Son pilotos de Rada Tilly y volarán para medir el cambio climático

Se trata de Juan Martín Escobar y Guillermo Casamayú, quienes construyeron un avión experimental con el que realizarán una expedición sin precedentes en Argentina.

lunes, 21 de marzo de 2022 - 10:23

El proyecto Patagonia Alaska, fundado por Juan Martín Escobar y Guillermo Casamayú, fue declarado de interés municipal en Rada Tilly.

La historia comenzó en 2014, cuando despertó en ambos la fascinación de volar. Escobar finalizaba el curso de instructor de vuelo en el Aeroclub de Comodoro Rivadavia y motivó a su amigo Casamayú a que inicie el curso de piloto.

Durante el curso, fue invitado a un importante festival de pilotos en Estados Unidos, donde conoció un nuevo tipo de aeronave capaz de ensamblarse con kits, planos e instrucciones.

El desafío fue comprar las partes y armarlo. Se trata de un avión dos plazas de aluminio, caracterizado por su buena performance en velocidad, consumo y autonomía de vuelo, ágil, acrobático y eficiente, capaz de aterrizar en pistas cortas. Se propusieron finalizarlo en 2 años, pero tardaron siete. Se adapta perfectamente a la Patagonia, donde las distancias son largas. Vuela a 320 km/h y consume 30 litros por hora. Eso son 10 kilómetros por litro, más eficiente que una camioneta, publicó el Diario Jornada.

La idea creció y decidieron darle un propósito científico a su proyecto. “Nos propusimos ir hasta Alaska y pensamos darle al avión un uso que le sirva a todos. Lo denominamos ‘Alas para la ciencia’. Lleva un equipo tecnológico de última generación llamado aethalometro, que mide los indicadores del cambio ambiental y la calidad del aire en términos de enfermedades cardiorrespiratorias”, sostuvo Escobar.

La expedición comenzará los primeros días de abril. Los sensores del avión captan las pequeñas partículas suspendidas en la atmósfera y los gases causantes del efecto invernadero que generan el cambio climático.

Para darle seriedad, los creadores se contactaron con la comunidad científica argentina, con el Servicio Meteorológico Nacional y con la Universidad de Comodoro. “Nuestro avión es un laboratorio volador con el que podemos estudiar los efectos de CO2, el gas más influyente en las enfermedades respiratorias”, señaló Ecobar.

Argentina cuenta con solo dos equipos de estas características: Uno de ellos está en Ushuaia. Serán 150 horas de vuelo en 60 días. La primera etapa de la expedición comenzará en Ushuaia.

“Vamos a sobrevolar toda la Patagonia: la Isla de los Estados, el glaciar Perito Moreno, la línea cordillerana y las Islas Malvinas. Nos interesa sobrevolar la zona de incendios forestales en Corrientes para estudiar la quema de biomasa y sus efectos en el aire”.

La segunda etapa los tendrá rumbo al Amazonas, Caribe, las Antillas, Punta Cana, Bahamas, la Península de Florida y la costa oeste de Estados Unidos, pasando sobre el Gran Cañón y San Francisco hasta ingresar a Canadá y finalmente Alaska. Su destino final será el Festival de Oshkosh, en julio, donde se reunirán 12 mil aviones y pilotos de todo el mundo.

Actualmente Juan Martín Escobar es piloto de la línea aérea Jet Smart. Acumula más de 8.500 horas de vuelo y pilotó para la compañía LAN Chile y LAN Argentina.